viernes

Sueño






 El sueño tenía nombre propio y tomaba forma cada día, en una punto y una hora precisos. Y acudían ellos, como a una cita, con una fidelidad inquebrantable. Lo veían acercarse a trote lento, pasar ante ellos, alejarse... Y así, un día, y otro... el sueño, Currete...




No hay comentarios: